mx===Del Norte===.us

Periodismo @ la Frontera Mexico-EUA

La Escuela del Sol en BC


En 1994 un “road trip” por las zonas rurales de  Wisconsin detonó una visión en la mente del científico bajacaliforniano Alfonso Lazcano Sahagún: ciudadanos educados en el uso de energías alternativas viviendo en el campo con una buena calidad de vida, en casi completa descentralización de las ciudades. Más de una década después, y convencido de la importancia de enseñar el respeto al medio ambiente, Lazcano creó la primera Escuela de Energía Solar en el país.

La Escuela del Sol

Por Erick Falcón

En las primeras horas del día en la Sierra de Juárez, la zona montañosa de Baja California situada a tres horas al sur de Tijuana, el sonido del viento se ahoga con los acordes de “Whole Lotta Love” en el Rancho Pino Colorado.

El ruido proviene del interior de una construcción redonda hecha con costales de tierra compactada y adobe. Ahí se encuentra el científico Luis Alfonso Lazcano, diseñando lo que será un salón de clases para su Escuela de Energía Solar (EES), que se construye casi completamente con materiales que recogió en las cercanías del rancho.

escuela

En un sillón se encuentra un panel solar a medio construir y a pocos metros una de esas turbinas de viento, en escala pequeña, de las que el gobierno de Felipe Calderón aprobó colocar en La Ventosa en Oaxaca.

Egresado del Tec de Monterrey y con estudios en energía solar y eólica en Colorado y Michigan en la década de 1990, Lazcano es uno de los pioneros de las energías renovables en el norte del país.

Todo lo que sea energía solar, Lazcano sabe hacerlo. Conversores, paneles, software. En 1994 patentó un seguidor solar, dispositivo capaz de orientar los paneles fotovoltaicos para que permanezcan cercanos a la perpendicular de los rayos solares desde la alborada hasta la puesta de sol.

Hasta un asador solar de salchichas construyó para un proyecto de ciencias de su hija.

Fan de Led Zeppelin, Lazcano parece más ex integrante de una banda de rock que un hombre de ciencia. Pero pocos rockeros sabrían construir un theremin parecido al que utiliza Jimmy Page en “Whole Lotta Love.”

“Aquí lo que haces es acercar la fotocelda en una cajita a una fuente de luz para imitar lo que hacia Jimmy Page en sus conciertos con Zeppelin. Es un oscilador que varía su frecuencia con una fotocelda, y su salida se acopla a una cámara de eco para obtener el efecto del theremin,” explica el científico.

Hermano de Carlos Lazcano, uno de los espeleólogos más reconocidos de México, Alfonso Lazcano se inclinó más hacia el sol que hacia las cavernas. Cree que la educación ambiental es prioritaria para el ciudadano mexicano común, sobre todo en un momento crítico para el país ante su dependencia comercial de las ventas de petróleo.

“En lugar de que los ciudadanos estemos aprendiendo sobre energías alternativas, como país estamos experimentando grandes deficiencias en cómo resolver nuestros problemas energéticos. Un ejemplo es que en los proyectos eólicos o solares existentes en La Ventosa o La Rumorosa aquí en Baja California no participa ni una sola empresa de origen mexicano,” aseguró.

De Wisconsin a las montañas de Baja California

Fue precisamente durante un road trip de la familia Lazcano a Wisconsin en 1994 cuando surge la idea de crear una escuela donde se educase a la población sobre temas de energía solar, eólica y construcción  con materiales sustentables.

“En pleno corazón rural de Estados Unidos,  observamos que la energía solar podía hacer que la gente pudiera tener comodidades viviendo de una manera descentralizada, casi independientes de la ciudad. Así empezamos a soñar con la idea de vivir bien en el campo.”

El problema era buscar una manera para mantener un nivel de vida adecuado en las zonas rurales de Baja California. Después de todo, sus ingresos familiares dependían de su trabajo de programador de software para una empresa en Berkeley, California.

Pero una oportunidad inmobiliaria catapultó el deseo reprimido de los Lazcano de vivir en el campo, y tras 15 años de espera, en el 2008 llegaría una oportunidad de matar dos pájaros de un tiro.

“Compré en junio del año pasado cuatro hectáreas en la Sierra de Juárez, que está tres horas al sur de Tijuana. Hicimos una reunión familiar donde surgieron dudas sobre salir adelante en caso de perder el empleo de Berkeley, y fue cuando se nos ocurrió la escuela, porque va totalmente de acuerdo con lo que en general promovemos, energías renovables,” explicó Lazcano.

Un campus construido con tierra y adobe

El 5 de Octubre de 2008 comenzó la tarea de construir el campus de la Escuela de Energía Solar. Convencido de seguir el ejemplo de su propia filosofía ambiental y con la ayuda de familia y amigos, Lazcano utilizó costales de tierra, construyendo de forma circular y emplastando adobe para impermeabilizar el edificio.

Así surgió la “Estancia”, el lugar de hospedaje de los alumnos, que tiene un área de 75 metros cuadrados. La Estancia ahora funciona con 650 Watts de paneles solares, tiene Internet satelital, congelador, luz eléctrica, TV y algunas otras comodidades.

El siguiente proyecto es el Salón de Clases, una construcción circular con bóveda “en la que esperamos casi no usar cemento, donde el techo es una bóveda de tierra en costales que se autosostiene.”

Cuando finalice la EES, se contará con una estancia, un salón de clases, un almacén-taller y la casa de los Lazcano.

La meta: educar a ciudadanía sobre energías renovables

Lejos de ser una maquiladora de proyectos gubernamentales, el proyecto de Lazcano busca ser un “semillero de talentos” para fomentar el uso y aprendizaje de tecnologías solares y eólicas.

Los cursos duran cinco días y se realizan en el campus de la Sierra, donde los estudiantes aprenden conceptos aplicados de energía solar en empresas y hogares.

“En cinco días un alumno está capacitado para poder estructurar a un cliente un plan de necesidades energéticas solares en base a su actual consumo e intención de disminuirlo e instalarle un sistema a la medida,” explicó Lazcano.

El pasado 20 de abril inició  clases con la llegada de dos alumnos, uno originario de Ensenada y el segundo del Distrito Federal, Israel Díaz, quien descubrió el proyecto en Internet, pagó su inscripción y viajó hasta las montañas de Baja California.

En el primer curso ofrecido por la EES, Lazcano enseñó nociones de energía solar, circuitos eléctricos  y hasta cómo hacer el alambrado de un sistema fotovoltaico. Los alumnos son capaces de saber el contenido de energía solar en cualquier sitio y hacer un inventario del consumo de los clientes o usuarios para calcular paneles, baterías, inversores y cableados necesarios para resolver las necesidades del cliente.

“Creo que se fueron muy motivados y contentos con lo aprendido. Sin embargo, antes de convocar y promover más la escuela, es nuestra meta tener la infraestructura para que estén cómodos acá y tengan una gran experiencia educativa.”

Para agosto de este año debería de estar completa la escuela.  Será hasta entonces cuando inicie una campaña de promoción más agresiva para dar a conocer la EES.

“Te lo puedo decir con confianza, este va a ser un lugar dinámico y esperamos influir decididamente en nuestro entorno, desde los puntos de vista educativos y ecológicos. Además, tenemos algunos proyectos para tratar de hacer esto sustentable en lo económico.”

Un México con energía renovable propia

Lo que parece una moda “verde” orientada por la búsqueda de energéticos alternos es en realidad un “retraso de décadas” para científicos como Alfonso Lazcano. Aunque existen proyectos de energía renovable por al menos 6 mil millones de dólares, en voz de la Asociación Mexicana de Economía Energética, el rezago en la materia del país apenas ha mostrado sus primeras consecuencias.

Diversas publicaciones de organizaciones como la Agencia Internacional de Energía aseguran que el país es demasiado dependiente de los combustibles fósiles, mientras que informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) detallan una inversión de casi 4 mil millones de dólares para disminuir la contaminación de sus sectores de construcción, industria y transporte, como lo reporta el sitio Teorema Ambiental.

“Si México no va a ser un protagonista de la carrera espacial, la economía o los mercados energéticos alternativos globales, por lo menos tiene que ser un país con autosuficiencia de energía,” expresa Lazcano Sahagún.

Ciudadanos Solares

Escéptico del gobierno y la agenda privada, Lazcano construyó la EES con parte de los ahorros de su vida. Aunque acepta contribuciones, no acepta que se le aporte condicionado con alguna postura ecológica con la que no esté convencido él o su familia.

“Cualquier contribución es totalmente para la educación de nuestros alumnos, ya sea en material o infraestructura, o directamente en su pagos, como becas.”

Para ayudar a sostener económicamente a la EES, se encuentra cerca de lanzar dos proyectos vía Internet: una serie de herramientas de software para auxiliar a las empresas en los cálculos de energía para sus proyectos de electricidad solar y eólica y un curso de educación a distancia.

“Éste es un proyecto de vida donde en vez de pretender crear un negocio de energía solar entendiendo que hay una coyuntura como pocas veces, el verdadero impacto comunitario viene con la educación, es decir, que la energía solar pase a ser una parte más del saber común,” sostiene.

Atento al gran impacto de la educación solar en lugares como Colorado, a eso se suma una postura ecologista que busca alentar a las generaciones más jóvenes a través de la educación ambiental, dice Lazcano.

“El respeto a la naturaleza y al medio ambiente, por su valor vital, son primero que otros conocimientos. Además de educar a nuestros alumnos, queremos que los niños aprendan primero todo lo de la red de la vida y entiendan que debemos armonizar con la naturaleza, antes que el inglés y la computación.”

Sitio Internet

www.escueladeenergiasolar.org

[Texto publicado el 26 de julio en la revista Día Siete]

5 comentarios»

  jorge amar tamez wrote @

Lo lei en duia siete y me parecio lo mas cercano a una verdadera intencion de educar y de enseñar este tipo de tecnologia al ciudadano comun.

  Eduardo Saavedra wrote @

me parece excelente tu proyecto, espero podamos contactarnos para conocerlo en detalle.

  Alekciev Vásquez wrote @

Hola. He leido un artículo de esta escuela fundada por el Sr. Lazcano y me interesa mucho conocer al respecto porque coincido con sus ideas y quiero hacer algo aqui en Oaxaca.
Saludos y si es posible enviar mas informacion a mi correo se los agradeceré.
Alex

  ANGEL wrote @

ME GUSTARIA APRENDER A RESOLVER LAS NECESIDADES ENERGETICAS DE MI PROPIA CASA BASANDOME EN SU CONSEPTO DE ENERGIA SOLAR Y SABER SI USTEDES IMPARTEN ALGUN CURSO (OS)

  Anónimo wrote @

hola: si impartimos cursos de como calcular sistemas e instalacion en zonas rurales y en la ciudad sistemas interconectados, contamos con salon de clases, estancia para los alumnos, equipo para realizar practicas, y mucho mas. encontraran calendario de clases de 2011 el sitio en internet es http://www.escueladeenergiasolar.org


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: