mx===Del Norte===.us

Periodismo @ la Frontera Mexico-EUA

Bodegas de Santo Tomas, forjadores del vino mexicano


 

 

El siglo XXI del vino nacional

Por Erick Falcón

 

En el marco de su 120 aniversario, Bodegas de Santo Tomás planea incrementar su producción en un 20 por ciento este año para alcanzar las 120,000 cajas, lo que asegura su puesto como una de las mayores casas vinícolas del país, dijo Juan Pablo Núñez, director general de la empresa.

 

 

 

 

Con una nueva línea de vino llamada “Vientos” disponible este año,  la casa vinícola pretende reforzar su presencia en el mercado nacional y en la escena restaurantera del país con una gama de seis vinos de reserva con el conocido toque enológico de Laura Zamora.

Nombrados a forma de corrientes de aire para expresar la complejidad de la vid y su interacción con el elemento, la línea de Vientos incluye los vinos Sirocco, Alisio, Mistral, Xaloc, Galerna y Cierzo de varietales como Barbera, Syrah, Tempranillo, Merlot y Cabernet.

“No cualquier vinícola puede jactarse de sacar a la venta seis vinos de reserve especial simultáneamente. Lo que hacemos con esto es celebrar tanto la historia de Santo Tomás como nuestra contribución al arte de hacer vinos en México,” expresó Juan Pablo Núñez, director general de la empresa.

A la fecha, Bodegas de Santo Tomás ostenta 34 etiquetas  de vinos de al menos 19 varietales entre los que destacan el Tempranillo, Barbera, Cabernet, Merlot y otras uvas que conforman los productos de renombre de la empresa.

Sin embargo, en paralelo al aumento de producción, la casa vinícola se encuentra en estado de expansión, ya que se encuentra en proceso de traer todo el proceso de vinificación, desde el cultivo de la vid hasta el embotellado, de vuelta al Valle de Santo Tomás, ya que se planea casi duplicar su cultivo, aseguró Núñez.

Con el privilegio de haber sido la primera casa vinícola del país, Bodegas de San Tomas se fundó en el valle que lleva su nombre en 1888 gracias a la visión del italiano Francisco Andonegui y el español Miguel Ormart, con cultivos de uvas como Tempranillo, Rosa del Perú y otros varietales.

Más tarde, la empresa fue adquirida por  el general Abelardo Rodríguez en 1923, temporada durante la cual se estableció el edificio que todavía hoy alberga las instalaciones de Bodegas de Santo Tomás.

 

Pugnar por estímulos fiscales, la perspectiva contra el IEPS

 

Aunque es conocido el impacto de la carga fiscal del Impuesto Especial a la Producción y Servicios sobre la industria vinícola, el director general de Santo Tomás opina que es poco probable que se logre una exención de este impuesto.

“Es muy difícil retirar un impuesto que ya te aplicaron. Si el gobierno excusa a la industria vitivinícola del IEPS, tendrá que excusar después a otras industrias,” dijo.

En su lugar, los vitivinicultores de Baja California deben pugnar por un programa de retorno de aportaciones fiscales de estímulos para compensar por la afectación del IEPS a la industria.

Señaló que con fondos de retorno del IEPS se debería gestionar un proyecto de infraestructura para asegurar la disponibilidad de agua en cantidad y calidad para la población de Ensenada y así evitar extraer el líquido del Valle de Guadalupe.

“Sería interesante ver una o dos desaladoras para no tocar los acuíferos del Valle, así como cesar la extracción de arena o bien, una explotación más inteligente ya que se está dañando al Valle de Guadalupe,” comentó.

 

Una filosofía empresarial diferente

 

Aunque es un corporativo nacional, la filosofía de negocios de Santo Tomás no se basa sólo en la obtención de efectivo, sino la generación de riqueza, afirmó Núñez. 

La industria del vino es redituable, pero no debe basarse sólo en la especulación, como otras industrias, “ya que ello no conlleva ningún beneficio social,” mencionó.

“Eso no es empresa, la vocación de una empresa debe de ser generar riqueza, y aunque el efectivo es parte de ello, en sí no debe de ser toda la meta,” aseguró.

El vino, comentó, es el ejemplo perfecto de que no todo en la vida se centra en el dinero. La industria exige paciencia y comunicación, en donde se conjugan arte, ciencia y especulación, dijo.

Condenó el modelo de empresa basado sólo en la generación de efectivo, que produce pobreza “ya que en cuanto tú tienes, alguien más ya no tiene,” dijo.

El problema del neoliberalismo, dijo, es que convierte a la persona en un eslabón más, y esto al reducir a la expresión humana sin entender sus posibilidades la destruye.

 “Si la ley de la oferta y la demanda se vuelve un absoluto, se genera violencia, lo que algunos conocen como darwinismo empresarial, en el que sólo el más fuerte o más violento sobrevive, es por ello que los principios de la industria deben de llevar posibilidades, o la noción de llegar a donde se pueda llegar,” expuso Núñez.

 

 

 

 

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: